Video del año 1997: La lesión me permitió conocer que la esclavitud se disfraza de no esclavitud.

Es un error pensar que el mundo ha cambiado en su comportamiento:

Habían guerras y hay guerras,

Habían prostitutas y hay prostitutas,

Habían mujeres perversas y hay mujeres perversas,

Habían secuestros y hay secuestros,

Habían brujas y hay brujas,

Habían falsos profetas y hay falsos profetas,

Había esclavitud y hay esclavitud,

Habían grandes y honorables reyes y príncipes, por un largo tiempo no los hubo, pero ahora los hay otra vez!

Etc, etc.

(La persecución religiosa también suele disfrazarse de otra cosa!. Pero la justicia aunque demore, llega, porque no hay nada oculto que no salga a la luz!)

Video: 1997: La lesión que me permitió conocer que la esclavitud se disfraza de no esclavitud.
La lesión me permitió conocer que la esclavitud se disfraza de no esclavitud.

 

Este video tiene una media hora de duración, transcribir lo que digo en Español para luego traducirlo al Inglés, para de allí traducirlo a otros idiomas (como lo he hecho para algunos de mis videos mas cortos), sería muy tedioso, pero el video trata de lo que explico abajo, y en este audio, de hecho, es el audio del video: + https://ai20.me/wp-content/uploads/2020/01/bestiadn.com-la_lesion_me_permitio_conocer_que_la_esclavitud_se_disfraza_de_no_esclavitud.mp3

Asunto del video:

La lesión que me permitió pasar de ser un empleado programador de computadoras con horario de Lunes a Viernes de 9:00 am a 5:00 pm a ser un obrero con un horario forzado por las circunstancias de Lunes a Domingo: Lunes a Sábado de 8:00 am hasta 12:30 am o 1:15 am inclusive del día siguiente, con almuerzo consistente en trigo con gorgojos a las 3pm y una minitaza de cafe con dos mini-panes a las 8pm. Y Domingo, «con una salida «temprana»» desde 8:00 am hasta 10:30 pm, trabajo en el cual estuve una semana, solo para que me paguen, pues nos habían engañado diciéndonos que por campaña escolar, en ese almacén de productos de librería, el horario sería de solo 12 horas, y que luego sería 8 horas, y el domingo sería voluntario, sin decirnos que ese primer día la salida sería 12:30 am del día siguiente: mas de 16 horas de jornada laboral, y que si uno ya no quería volver a ir al día siguiente, ellos no te iban a pagar nada por ese primer día, salvo completes la semana, ¿no es eso un ejemplo de esclavitud?, esos malos empleadores además marcaban en la tarjeta la salida en nombre de los obreros, solo permitían a los obreros marcar el ingreso. Eso ocurrió en el Perú en el año 1998 yo tenía 23 años, fue pocos meses de no poder asistir a una entrevista de trabajo para programador de AS 400 a causa de una lesión por jugar al fútbol, en aquel tiempo, yo tenía la estúpida creencia de que ganar en los juegos de fútbol daba buena suerte en los asuntos de la vida, del día a día, me esmeraba como si jugase la guerra, yo jugaba limpio pero con garra, y así un envidioso me lesionó el brazo al colocar todo su peso sobre mi codo izquierdo luego de que yo me barriera de carretilla y lograse quitarle el balón para darle el pase desde el suelo a un compañero de equipo, mi brazo de dislocó, hizo 90 grados en sentido contrario al que por naturaleza se puede doblar el brazo, el jugador que me lesionó era el cuñado de un vecino de mi antiguo barrio de Balconcillo de nombre, Rolando B., no se su nombre, pero se que lo hizo a propósito porque nunca se acercó a ver como quedé ni a pedir disculpas, «codo lesionado por codo lesionado», realmente quiero justicia porque la agresión fue intencional, esa lesión me hizo perder la última oportunidad que tuve para seguir mi carrera como programador de sistemas. Amigo, no te tomes a pecho los juegos de fútbol, los juegos son solo juegos, la confianza en uno mismo es de los estúpidos:

Proverbios 28:26 Él que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado. La verdadera sabiduría es confiar en Jehová, para poder confiar en Jehová tienes que conocer su mensaje, para conocer su mensaje tienes que buscarlo, tienes que buscar justicia porque su mensaje es justo, de otra forma jamás lo encontrarás y nunca entenderás nada.

Yo he sido entendido, elaboraba trabajos para personas inteligentes: programación de computadoras.

Yo no enloquecí de un momento a otro, o por un largo periodo, o de manera temporal, o lo hago de manera intermitente, soy lúcido siempre, salvo que los malditos hijos de puta me dopen o me pongan químicos para locos en los alimentos, como ha sucedido durante la persecución de los perros amigos de la iglesia católica (la iglesia de los maricones hipócritas), una guerra de palabras y acciones contra mi para desacreditarme desde yo que dejé de ser católico y empecé a denunciar sus mentiras a partir de 1997 (esa es la guerra sucia de los cerdos).

Deja una respuesta