Isaías 66 «Y porque escogieron sus propios caminos, y su alma amó sus abominaciones …»

Isaías 66:3 El que sacrifica buey es como si matase a un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro;

el que hace ofrenda, como si ofreciese sangre de cerdo; el que quema incienso, como si bendijese a un ídolo.

Y porque escogieron sus propios caminos, y su alma amó sus abominaciones,


Isaías 66:4 también yo escogeré para ellos escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron;

porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron, sino que hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que me desagrada.

Isaías 66:5 Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos.


Isaías 66:6 Voz de alboroto de la ciudad, voz del templo, voz de Jehová que da el pago a sus enemigos.

Salmos 97:1 Jehová reina; regocíjese la tierra, Alégrense las muchas costas. 2 Nubes y oscuridad alrededor de él; Justicia y juicio son el cimiento de su trono. 3 Fuego irá delante de él, Y abrasará a sus enemigos alrededor. “Estas rodeado, Satanás, no tienes a donde ir, excepto, al infierno!” –