Cristo, acuérdate de mi cuando estés en tu reino.

Si valoras lo que yo publico, si sabes reconocer el buen trabajo, es porque no tienes nada que envidiarme pues somos iguales; entonces acuérdate de mi cuando estés en tu reino.

Recuerda que yo, en contra de la preferencia de la mayoría, yo defendí la verdad acerca de ti afirmando esto:

«Aquel varón al que no adoro pero respeto, era semejante a mi; su cabello era corto, su cabello jamás se pareció al de mi ex novia, su cabello jamás formó  un velo femenino sobre su cabeza, que gran error han cometido los que caricaturizaron su recuerdo. Que gran acierto el mío de limpiar su recuerdo, es como limpiar mi propio honor.»

Nuestra apariencia varonil es un asunto irrelevante para muchos pero muy relevante para nosotros los hombres justos.

He defendido a tus hermanos, los humildes ángeles, de las calumnias de nuestros enemigos!,

Señor, acuérdate de mi cuando comiences a reinar!.

Cristo, he elaborado este mensaje y tu lo has entendido, eres un entendido, por eso tú te acordarás con gratitud de mi cuando empieces a dominar en medio de tus enemigos.

1 Corintios 2 14 – ¿Cual es la diferencia entre el hombre animal y el hombre espiritual?

Sí, yo he elaborado los doce rayos, son doce documentos que revelan la verdad que tu sabes entender, tus enemigos ya no te podrán engañar con la Biblia.

Sí, yo también elaboré la antibiblia, y como su nombre lo indica, es un documento antibíblico que a los nuestros les previene de los hipócritas.

He elaborado este trabajo por amor a Jehová, por amor fraternal hacía tu persona y por su puesto por amor por mi mismo.

«Ahora conoces mas que tus enemigos, ellos ya no tienen ventaja sobre ti»,

 

«por eso yo se que tu sí te acordarás de mi para bien, como yo me acordé de ti para bien»

La profecía para el fin de los tiempos en Isaías 5:3-7 La viña de Jehová.