Miguel: «Gabriel, ¿necesitas una pelota?, ahí va, Samael quiere jugar como la pelota». Gabriel: «Gracias por el gran pase, Miguel». «Cuando la pelota se desinfle, la arrojaremos al infierno»

Se cumple la profecía: Que pase la desgraciada a juicio – Ezequías 23:45  «El hombre justo la juzga»
David Parcerisa, ¿de qué lado estás?, yo digo que estas del lado oscuro, mis sustentos aquí.