Si yo pudiera enviar un mensaje a Jeremías del presente al pasado y sí además el profeta hubiese reencarnado y el estubiese leyendo este post, yo le diría a él lo siguiente

Elementos de la comunicación alrededor del mensaje que lastima a algunos oyentes o lectores pero que a su vez ayuda a otros oyentes o lectores.

El mensaje que lastima a algunas personas.

Mensajero: Jeremías.

Mensaje: » Jeremías 10:8 Todos se infatuarán y entontecerán. Enseñanza de vanidades es el leño. (La imagen de la bestia (el ídolo del necio)).

»

Jeremías 6:10 ¿A quién tengo de hablar y amonestar, para que oigan? He aquí que sus orejas son incircuncisas, y no pueden escuchar; he aquí que la palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman.

Receptor: José Galindo.

Si yo pudiera enviar un mensaje a Jeremías del presente al pasado y sí además el profeta hubiese reencarnado y el estubiese leyendo este post, yo le diría a él lo siguiente:

«Jeremías no insistas con esos hijos de puta que no aman la verdad!:

Proverbios 23:9 No hables a oídos del necio,
Porque menospreciará la prudencia de tus razones.

Son unos estúpidos, y por más dinero que tengan jamás podrán comprar la capacidad de entender:

Proverbios 17:16 ¿Por qué viene el necio, dinero en mano, a comprar sabiduría, si no tiene entendimiento?

»

«Jeremías, háblame a mi, yo sí te escucharé porque yo sí amo la palabra de Jehová, su palabra es mi ley, y tú también me escucharás porque tú también amas la palabra de Jehová, y de hecho yo ya te he escuchado y tú a mi, por eso he hecho estos gif didácticos que tú estas viendo:

Salmos 119:97 ¡Oh Jehová, cuánto amo yo tu ley!
Todo el día es ella mi meditación.

(Tu ley Jehová es como la mujer de mis ojos!.

Proverbios 7:2 Guarda mis mandamientos y vivirás, y guarda mi ley como la niña de tus ojos.)

Génesis 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Pero no todos miran con los mismos ojos la hermosa ley de Jehová, no todos aman a Yahvé!!

«No sé de donde chucha salieron ustedes!», contundente ¿no?!, alabado sea el Señor!.

»