Publicación introductoria: Deuteronomio 5:9 No te inclinarás a escultura, ni imagen de cosa alguna que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra, ni las servirás; porque yo soy Yahvé tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 10 y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. «No pongas esa cara de imbécil y responde esto: ¿Condenas la idolatría según si el ídolo en cuestión es tuyo o de tus aliados que son cómplices en tu fraude global o si el ídolo es de otros fuera de tu círculo de socios comerciales?, a mi me engañaste por un momento, pero a Yahvé en ningún instante engañaste.»

Deuteronomio 5:9 No te inclinarás a escultura, ni imagen de cosa alguna que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra, ni las servirás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera … Sigue leyendo Publicación introductoria: Deuteronomio 5:9 No te inclinarás a escultura, ni imagen de cosa alguna que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra, ni las servirás; porque yo soy Yahvé tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 10 y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. «No pongas esa cara de imbécil y responde esto: ¿Condenas la idolatría según si el ídolo en cuestión es tuyo o de tus aliados que son cómplices en tu fraude global o si el ídolo es de otros fuera de tu círculo de socios comerciales?, a mi me engañaste por un momento, pero a Yahvé en ningún instante engañaste.»