El descubrimiento de las mentiras en la Biblia ha sido progresivo, entre 1997 y 2005 no pude detectar ninguna mentira y me fue muy mal por confiar en sus mentiras y por defenderla para denunciar al catolicismo que me engañó con la idolatría.