destruyendo las fuerzas infernales desde el cielo (la diestra de Dios – salmos 110)

Deja una respuesta