Dios convierte en estupidez la sabiduria de los seres humanos