El dueño de la alcancía y su determinación