El jinete de Dios juzga con justicia