el juego que perdí por la mano de Dios