Hemos vencido por medio de la sangre de Cristo y de nuestro testimonio