Jehova lo hizo todo para sus propios propositos