La culpa es de las piedras de tropiezo no de los justos