la estupidez de confiar en uno mismo