la segunda escena – el juicio de Dios