La verdad ocurre porque es la palabra de Dios