las palabras de Cristo matan al malo